Empresa
Servicios
Venta
Productos
Equipos Graco
Imagenes
Videos  
  Antigraffiti
Novedades

Importancia de la protección anticorrosiva.

La corrosión representa un grave problema que afecta a todos los sectores de la actividad industrial. Ella es la causa del deterioro de bienes y de un alto costo operacional de los mismos. Su acción resulta en gastar elevados montos de dinero para el mantenimiento de equipos y estructuras.

La corrosión provoca la contaminación de productos, la pérdida de propiedades mecánicas, de calor y conductividad eléctrica y es la causa de problemas de seguridad y de la presencia de un mal aspecto de los equipos y estructuras.
En resumen, la corrosión es responsable por pérdidas económicas substanciases en forma directa, del orden del 3,5% del PBI.

Los metales obtenidos a partir de los minerales extraídos de la tierra, tienden en un rápido proceso de desintegración al volver a su estado natural. Transformados en equipos, estructuras y objetos útiles, sin la debida protección, pierden su apariencia e integridad por lo que denominamos corrosión.

Corrosión es el retorno de los materiales a su estado original.
Combatir la corrosión del acero es de gran importancia, por ser el metal más utilizado en la construcción de equipos, tanques y elementos estructurales. No obstante otros materiales tales como el concreto, el acero galvanizado, el aluminio y hasta el mismo acero inoxidable, también sufren degradación, dependiendo del medio al que están expuestos.

Los problemas de corrosión ocurren en los más variados sectores de nuestra economía, tales como industrias siderúrgicas, químicas, petroquímicas, petrolíferas, navales y portuarias, de la celulosa y el papel, del azúcar y el alcohol, minería, fertilizantes, alimentación, medicamentos, etc. La corrosión produce pérdidas económicas directas e indirectas.

Pérdidas económicas directas son las provocadas por la sustitución de equipos afectados por la acción de la corrosión y las relacionadas con el mantenimiento de los procesos de protección anticorrosiva.

Las pérdidas económicas indirectas son las más difíciles de evaluar debido a su complejidad e incluyen paralizaciones accidentales que causan la interrupción de los procesos productivos en la industria, pérdidas de producto como consecuencia de derrames de material en recipientes, contaminación del producto debido a un subproducto de la corrosión y finalmente pueden causar desastres envolviendo la pérdida de vidas humanas. La infinidad de problemas originados por la acción de la corrosión, exigen una infinita versatilidad de soluciones. Superficies metálicas debidamente revestidas adquieren una segura protección y resisten a la acción de los elementos corrosivos.

La creación de barreras de protección, reduciendo y eliminando el contacto de los productos químicos, humedad y oxígeno con las superficies básicas, constituye un cuidado de mantenimiento indispensable, que se revierte en beneficios económicos.
Las barreras protectoras varían en sus espesores, desde una fina capa de pintura de algunos micrones, hasta la aplicación de revestimientos de aproximadamente 6 mm. Estas barreras protectoras también varían considerablemente en cuanto a su composición, desempeño y costo. Las pinturas anticorrosivas, que son las barreras más económicas en el combate contra la corrosión, son aplicadas como películas líquidas que por evaporación de solventes y/o por reacción química forman una película de protección continua. Bajo condiciones ideales, una pintura anticorrosiva, debidamente aplicada, resistirá la penetración de productos agresivos para el substrato, reduciendo el efecto de la acción corrosiva.

Empeñada en el perfeccionamiento del combate contra la corrosión Sherwin Williams, desarrolla constantemente nuevos productos de avanzada tecnología, colocando el resultado de sus investigaciones en términos de producto e informaciones a disposición de los profesionales involucrados con el problema de la corrosión.

Como es tradición en Sherwin Williams, el desarrollo del conocimiento en la producción de pinturas y revestimientos anticorrosivos es aplicado con un énfasis especial, manteniéndose actualizada y desarrollando continuamente nuevos procesos en revestimientos de alto desempeño.

 

Consideraciones importantes para la selección de pinturas.

En las últimas décadas hubo un notable progreso en el campo de las pinturas anticorrosivas. Primero las pinturas epoxy de alto espesor, después las pinturas LOW VOC (Bajo tenor de componentes orgánicos volátiles), y mas recientemente las pinturas hidrosolubles. Sherwin Williams, siempre se caracterizo en el mercado mundial de las pinturas anticorrosivas por la innovación y el constante desarrollo de productos que se constituyen en nuevas soluciones para la protección anticorrosiva.

En el proceso de selección de sistemas de protección anticorrosiva, es importante tener en consideración los siguientes aspectos:

  • La agresividad del medio ambiente.
  • La previsión de la vida útil de la pintura aplicada y de los ciclos de repintado.
  • El contenido de sólidos por volumen de las pinturas seleccionadas.
  • El rendimiento teórico por litro.
  • Los espesores recomendados de película seca por cada mano.
  • La preparación de superficies necesaria.
  • El costo total del esquema de pintura aplicada.
  • El costo por m2 por año de servicio.
  • Las facilidades para la aplicación de los productos
  • La facilidad para la reparación de las áreas dañadas.

Los esquemas de pintura de cada proveedor deben ser comparados ítem por ítem en los aspectos detallados precedentemente. De esta manera, el especificador, tendrá elementos para evaluar los beneficios que cada uno de los esquemas propuestos puede ofrecerle. Existiendo alguna duda, el espesificador debe consultar al proveedor para esclarecerlas.

Frecuentemente se comete el error de condicionar la compra de una pintura a su costo por litro.

La elección de una pintura basada únicamente en el precio mas bajo, representa una falsa economía.

El costo de las pinturas protectivas, esta en torno del 30% del costo total del servicio, teniéndose en cuenta que los costos de preparación de superficies, aplicación, limpieza, etc., generalmente siempre son los mismos independientemente del tipo de material y representan el 70% del costo total del servicio restante. Por lo tanto es mejor seleccionar una pintura de calidad, que asegure menos retoques, menos ciclos de repintado y menores paradas para el mantenimiento.

Es un hecho comprobado que la alta calidad en las pinturas protectivas proporciona un menor costo por m2 por año de servicio, que las pinturas convencionales.

Existe una progresiva tendencia en la industria a seleccionar pinturas basándose en la calidad y el desempeño, dejando de lado las compras basadas únicamente en el costo inicial por litro.

Una aparente economía en la aplicación de pinturas protectivas, al contrario de lo que ocurre con otros servicios, generalmente resulta en consecuencias desastrosas.

 

 

 

   
 
'